¿Por qué se celebra el día de las velitas?

Tradicionalmente todas las familias colombianas se levantan en la madrugada del 8 de diciembre a encender velitas y ponerlas en faroles de colores, que por esta época venden en las calles de la ciudad.

Algunos prefieren elaborar ellos mismos los faroles con cartulinas, botellas de plástico, pinturas y otros elementos decorativos para que tomen la forma adecuada para posar la velita. Algunos niños juegan con ‘chispita mariposa’ o con los famosos ‘volcanes’ de pólvora.

Las familias creyentes se reúnen el 7 de diciembre para rezar un rosario en honor a la Virgen de la Inmaculada Concepción. Preparan cenas especiales y comparten alrededor de los faroles con sus amigos y familiares.

La celebración de las velitas conserva el don de la “Inmaculada Concepción” porque Dios usó a María para que el verbo encarnara y se hiciera hombre. Para que esto ocurriera no debía ser cualquier mujer, debía ser una mujer que no haya cometido el ‘pecado original’.

Desde ese momento en diciembre 8 de cada año se encienden velitas y faroles en todas las casas en agradecimiento a María que llevó en su vientre a Jesús.

Esta fecha es la que marca el principio de la Navidad en el país y el comienzo de todas las celebraciones festivas.

Descargar nuestra App